PapáDios

DIOS DE LA TERNURA

Todo comenzó con lo que el Padre Larrañaga llama "pequeño silenciamiento" para relajarnos y estar en disposición de aprovechar todos los beneficios que PapáDios nos ofrece en cada sesión del taller. Invocamos al Espíritu Santo ( libro Encuentro), meditamos con la Oración Detenerse, proclamamos la palabra con el  pasaje Oseas 11, 1-4.  El taller tiene una línea ascendente (Le hablamos a Dios) y una línea descendente (Dios nos habla), hicimos la intronización de la Santa Biblia, cantando "Tu palabra me da vida". Como herramienta útil para meditar y vivir la palabra, existe una guía instructiva para los talleristas que se llama "Pequeña Pedagogía", siempre debemos autopreguntarnos: Qué me dijo la palabra a mí, qué emociones y/o claridades pude identificar? es conveniente anotarlas en nuestro cuaderno espiritual.

 

 Escuchamos el mensaje del Padre Ignacio sobre el Dios de la Ternura, el cual desarrolló los siguientes subtemas:

*  Sensibilidad humana y divina de Jesús.

*  Jesús experimenta progresivamente la ternura de Dios.

*  El nuevo nombra de Dios es Padre. Todo es Amor.

*  Abba, mi querido papá!!!

*  Sólo los amados aman.

*  Un amor gratuito e incondicional.

Escuchado el maravilloso contenido del mensaje, hicimos una meditación comunitaria (no preguntas, no discusiones, solo manifestar lo que sentimos).

 

PRIMERA MODALIDAD:  LECTURA REZADA.

Aprender las modalidades para orar es lo más importante del taller, primero debe hacerse un pequeño silenciamiento, seleccionar un texto (salmo, oración, evangelio, cita bíblica, etc), leerlo pausado, con devoción; si encontramos una frase que nos llame la atención, detenernos y repetir el número de veces que queramos esa frase, viviendo cada palabra con el alma! Ejemplos: Señor, yo no puedo vivir sin Ti;  La vida, sin Ti, es vacía, sin sentido! ;  He de mantenerme delante de Ti, dia a dia, Señor, cara a cara! En el salmo 23 este humilde servidor ha encendido su corazón con la frase: Porque Tú estás conmigo! (Repetirla cerca de 100 veces).

 

Se terminó la sesión con la oración Paz, de la cual hago notar la siguiente frase: Pueda en lo más íntimo de mi ser, sentirte  a Ti, presente! Amén.

 

Los sacramentos son signos sensibles y eficaces de la gracia.  En ellos Cristo está presente

para santificarnos por medio de la Iglesia.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: