PapáDios

Del suspenso a la ternura.

El salmo 118, 16-21 nos hace caer en cuenta de la inmensa misericordia que tiene PapáDios cuando nos abre las puertas de justicia.  Hay días que estamos un poco secos, entiendo que eso pasa algunas veces, por el contrario hay ocasiones que estamos llenos del Espíritu Santo y que somos como una fuente abundante de agua.

 

Práctica personal de Lectura rezada con la oración Cara a Cara( libro encuentro) elijo esta frase: En este mundo que es tuyo, en medio de la multitud agitada, he de mantenerme delante de Ti, cara a cara.  La repito como 20 veces.

Siento que en medio de este mundo lleno de tecnología, de prisas, de competencia, de antivalores, mantenerme delante de Ti, cara a cara, me da paz y esperanza.

 

Vivencia personal:  Fuí a piñones a montar en bicicleta con mi esposa, al apreciar la hermosura del mar y de la vegetación, me sentí amado por el Padre por la majestuosidad de la creación en ese sector de Puerto Rico. Exclamé: Gracias Padre, yo también te amo!

 

De la oración titulada Paz : Señor, líbrame de la envidia y de la ambición mezquina, del odio y de la venganza.

 

El pobre de Nazaret, cap 1, Padre Larrañaga:

Jesús creció en las experiencias divinas, como verdadero israelita, vivió la relación de confianza y ternura de un hijo muy querido para con un padre muy amoroso.  El joven Jesús, una noche en Nazaret salió al descampado, a cielo abierto, en la oscuridad estrellada; enseguida lo envolvió un embriagador aroma de azahar que flotaba en el aire, y una emoción que ni El mismo alcanzaba a comprender lo invadió.  El amor y la intimidad entablaron un duelo singular en su corazón, en el sentido de que cuanto mayor era el amor, mayor era la intimidad, y cuánta más alta la intimidad tanto más alto era el amor. Percibió cada vez con mayor claridad que Dios no es un Dios de temor, sino un Dios de infinito amor.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: