PapáDios

El silencio de Dios.

Práctica personalSalmo 90 Oración de Moisés, modalidad lectura rezada.

Selecciono la frase "Que la dulzura del Señor, nos cubra" (Repetir 10 veces)

En este salmo, nuestros días pasan como suspiros, nuestra vida terrenal es corta y frágil ante Dios eterno, que no sufre cambios.  El es nuestro refugio y puede dar algún valor a nuestra existencia. Pidámosle que la llene con sabiduría, que consiste en amarlo, alabarlo y servirle.

 

Vivencia personal:  Al meditar el evangelio de Mateo 6, 1-6; 16-18 , vienen a mi mente pequeñas anécdotas relacionadas con la limosna, la oración y el ayuno;

Jesús en cada una de éstas, manifiesta, que los que hacen estas prácticas como hipócritas ya han recibido su paga; en cambio los que las hacen en secreto, reciben la paga del Padre, que todo lo ve en lo escondido.  Al iniciar la cuaresma de este 2009, comprometámonos además con participar en un retiro espiritual, reconciliémonos con PapáDios, vamos a uno o varios viacrucis y logremos como meta ser mejores cristianos para llegar a ser santos, perfectos, mansos, humildes, sencillos de corazón y actuar como niños alegres; ser bueno ya no basta!

 

Muéstrame tu rostro, Cap 2 , El silencio de Dios. Padre Ignacio Larrañaga:

En este vivir día tras día en busca del Señor, lo que más desconcierta a los caminantes de la fé es el silencio de Dios. Decía Unamuno:  "Dios es aquel que siempre calla desde el principio del mundo".  El Señor se envuelve en el manto del silencio y queda escondido.  Parece un Rostro perpetuamente fugitivo e inaccesible, como que aparece y desaparece, como que se aproxima o se aleja, como que se concreta o desvanece.  El cristiano fué seducido por la tentación y se dejó llevar por la debilidad.  Dios calla: no dice ni una palabra de reprobación.

Supongamos el caso contrario: con un esfuerzo generoso supera la tentación. Dios calla también: ni una palabra de aprobación.  Jesús mismo, experimentó el silencio de Dios, su Padre, en la agonía antes de morir en la cruz: Padre, porqué me haz abandonado? sinembargo, nunca estuvo Jesús tan magnífico como en los últimos instantes de su vida; Padre, yo sé que estás aquí, ahora, conmigo y en tus manos encomiendo mi espíritu.

 

Hay tres grupos bien diferenciados de fieles que experimentan el silencio de Dios:  Los que abandonan definitivamente la vida con Dios y se las arreglan para vivir como si Dios no existiera;  los que con desencanto, impotencia y fracaso están desconcertados por el silencio dejando morir su ilusión por el Señor y con esperanza y fé permanecen fieles a la búsqueda de Dios, sin resistir se entregan una y otra vez, en silencio al silencio.  "Por favor no me escondas tu rostro, no me abandones", "Haz brillar tu rostro sobre tu siervo", "Caminaré a la luz de tu rostro", "Brille tu rostro sobre nosotros y estamos salvados".

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: