PapáDios

Hacia la Certeza.

Reflexión personal: Rom 16, 25-27:  se descubre el plan misterioso mantenido oculto, este proyecto divino es el Evangelio anunciado a todas las naciones que debemos acoger la fé.  Esto no quiere decir que caminamos hacia un momento en que todos serán creyentes, nada se sabe de ello.  La Iglesia es sin duda el instrumento de salvación del mundo.  El pequeño rebaño no ha sido llamado quizás a cubrir el planeta de iglesias o a conformarse con que se llenen: hay tiempo para todo.

 

Según estadísticas del L'osservatore Romano, el 17.4 % de la población mundial es católica, el 19.2 % es musulmana.  Todos los cristianos (católicos, ortodoxos, anglicanos y protestantes) sumamos el 33% de la población mundial.  En 2006 había 1131 millones de católicos, si el mundo ahora tiene cerca de 6000 millones, quiere decir que somos minoría.

 

Práctica personal de la modalidad:  Oración auditiva.

Mi Dios, mi Salvador, que tu reino se extienda a todas las almas de este planeta!

 

Muéstrame tu rostro, Cap 2, Hacia la certeza, padre Larrañaga:

El padre Ignacio considera a Fray Juan de la Cruz, el gran doctor de la fé.  En síntesis éste último dice que" la fé es sustancia de las cosas que se esperan, y aunque el entendimiento consiente en ellas con firmeza y certeza, no son cosas que al entendimiento se le descubren porque, si se le descubrieran, no sería fé. Lo cual, aunque le hace cierto al entendimiento, no se le hace claro sino obscuro".

 

Dios no  puede ser aprehendido por los sentidos; como no puede ser objeto directo de la inteligencia, el Señor sí es, en cambio, objeto de la fé.  Sólo en la fé puede "entendérsele" cabalmente.  Dios es misterio, es inaccesible a la potencia intelectual: como dice la Biblia, nunca podremos mirarlo cara a cara.  El verdadero creyente se entrega en la obscuridad y sólo entonces comienza a entender el misterio y nace la certeza. El Señor es mucho más grande, admirable y magnífico que todo lo que nosotros podamos concebir, soñar, desear, imaginar.

El es el In-comparable, el In-finito, el In-visible, el In- menso, el In-incomprensible, el In-creado, el In-nominado. Es el inefable.

 

La Biblia nos ofrece imágenes y símbolos; a veces en forma de fuego (la zarza ardiente), Dios es fuego que no destruye sino que purifica.  El conocimiento del misterio de Cristo no se agota con los datos de la Escritura, sino que se enriquece y se profundiza con el aporte contemplativo de los siglos y de las culturas.  La iglesia avanza hacia el corazón del misterio, es un avanzar en el crecimiento, penetración, profundización y esclarecimiento del misterio de Jesús.

 

Creer significa dejar a Dios ser totalmente Dios, o sea, reconocerlo como la única razón y sentido de nuestra vida.  La fé es, pues, el existir en la receptividad y en la obediencia. Sin creer, nada se entiende.  Sin entregarse, nada se cree.  Y nadie se entrega sin decisión vital.  Para el que se entrega no hay conflictos intelectuales de fé.  De la vida nace la seguridad.

 

Bendiciones a todos!  Arriba, nuestra fé!

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: