PapáDios

Peregrina de la fé

Meditación: Lucas 1, 39-45  La visitación.  Bendita tú entre todas las mujeres y Bendito el fruto de tu vientre!  Feliz, la que ha creído que se cumplirían las cosas dichas de parte del Señor!  Expresión de fé de María, nuestra Madre, nadie como Ella entre todas las mujeres de toda la historia, en los siglos pasados, en el presente y en los que vendrán.  Su maternidad es el misterio más gozoso que creemos los que tenemos fé.

 

Práctica personal de la modalidad:  Oración visual

Estampa de María cargando en su regazo y besando a Jesús, recién nacido. La imagen me expresa ternura, cariño, cuidado, amor, dulzura...

1 Mirada global: Expresión del rostro, el manto, el color blanco.

2 Impresiones:  Amor infinito de madre, protección, felicidad, paz, gozo...

3 Interiorizar la imagen:  Colocándome en los brazos de María, siento que me protege, me dice con su mirada y con su voz que me ama, y me besa en la frente, siento que es un privilegio estar en sus santos brazos.

4 Vida real:  Estoy esperando en el consultorio de una dentista, cuando estoy en el tratamiento, imagino que es María quien me anima, me consuela y me sana.

 

Vivencia personal: Vivir en el Espíritu de María.  De repente se me ha prendido

el deseo de visitar un santuario, en verano próximo si Dios lo permite viajaré con mi esposa a Europa, tengo proyectado hacer una visita a Schoenstatt en Alemania

 

El Silencio de María,  Cap 2, Peregrinación, Padre Larrañaga:

Creer es entregarse.  Entregarse es caminar incesantemente tras el rostro del Señor

No hay, en este mundo, cosa más fácil que manipular conceptos de Dios, y no hay, en este mundo, cosa más difícil que llegar al encuentro del mismísimo Dios.

Todas las palabras, que aplicamos al Señor para entenderlo, mejor dicho, para entendernos acerca de quién es el Señor Dios, son semejanzas, analogías, aproximaciones. Dios no quiere ser objeto de intelección, sino objeto de fé.

Dios está, pues, más allá y por encima de nuestras dialécticas, procesos mentales, representaciones intelectuales, inducciones y deducciones.  Por eso, nuestra fé es una peregrinación porque tenemos que seguir buscando su Rostro entre sombras oscuras.  Llegará el día de nuestra muerte y ese día acabará la peregrinación, llegará la liberación, y contemplaremos eternamente el Rostro del Padre, resplandeciente. La fé morirá, como un viejo candil cuya luz ya no la necesitaremos y sólo quedará el Amor, la Vida, la Patria infinita de Dios.

 

Feliz, María porque creíste.  En las bodas de Caná, observamos que María ya ha dado pasos definitivos en el conocimiento del misterio profundo de Jesús. Las palabras las guardaba diligentemente y las meditaba en su corazón. Su grandeza está en que cuando no entiende algo, ella no reacciona angustiada, impaciente, irritada, ansiosa o asustada; al contrario, llena de paz, paciencia y dulzura, queda interiorizada pensando, cuál sera la voluntad de Dios en todo esto?

 

Posiblemente las palabras más bellas de la Escritura, sean: "Soy una sierva del Señor; hágase, en mí, según tu palabra" (Lucas 1,38).  En este hágase palpita algo así como una consagración universal, un entregarse sin reservas y limitaciones.

 

El sentido de  la  vida.  4 de Marzo.  Padre Ignacio Larrañaga:

El amor tiene un nombre concreto, una figura determinada y una historia apasionante:

Jesucristo en la cruz, entregando la vida por los amigos.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: