PapáDios

El silencio de María

Monición:  El Salmo 118 se cantaba al entrar las procesiones en el templo de Jerusalén.  Israel canta su acción de gracias a Dios que lo ha salvado de la muerte

y lo resucita; a Dios que elige a los pobres y desamparados para construir con ellos su reino.

 

Lectura meditada, versículos seleccionados del Salmo 118 :

Den gracias al Señor, porque es bueno,

porque su Bondad perdura para siempre.

Si el Señor está conmigo, no temo.

Mejor es refugiarse en el Señor

que confiar en los poderosos.

La piedra rechazada por los maestros

pasó a ser la piedra angular.

 

Vivencia personal:  Caminando en horas de la mañana por el bosque San Patricio, alabando al Señor y a María Santísima con los brazos en alto, sentí que El Padre extendía sus brazos desde el cielo y me abrazaba... fué como al hijo pródigo... su abrazo fué como el de una Madre tierna y cariñosa.  Recordé un pequeño retiro en donde se trató el tema "Dios como Madre"

 

El silencio de María, Cap 3, Silencio, padre Larrañaga:

Todo lo definitivo nace y se consuma en el seno del silencio: la vida, la muerte, el más allá, la gracia, el pecado.  Silencio es el nuevo nombre de Dios.  El penetra todo, crea, conserva y sostiene todo, y nadie se da cuenta.  Dios "es" silencio, desde siempre y para siempre.  Opera silenciosamente en las profundidades de las almas.  Nuestro Dios es desconcertante porque es, esencialmente, gratuidad. Todo parte de El, la gracia y la gloria, el mérito y el salario.  Nada se merece, todo se recibe.  El nos amó primero.  El pecado? es el supremo misterio del silencio, quien lo puede pesar? la Fidelidad es un duelo entre la Gracia y la libertad; quién la puede medir? en qué grado presiona la gracia, y en que grado resiste la libertad? todo queda en silencio, sin respuesta.

 

Silencio es una palabra que resumiría y expresaría cabalmente la historia y personalidad de María. El silencio de María significa: disponibilidad, receptividad, profundidad, plenitud, fecundidad, fortaleza, dominio de sí, madurez humana, fidelidad, Humildad... Fuera de las apariciones fugitivas, la Biblia no habla nada más de María.  Lo demás es silencio.  Sólo Dios es importante. La llamamos  La Virgen.  La virginidad es, en si misma, silencio y soledad.  El corazón de una virgen es, esencialmente, un corazón solitario.  La virginidad tiene hundidas sus raíces en el misterio de la pobreza.  Virginidad, además del aspecto fisiológico, significa pleno consentimiento al pleno dominio de Dios, a la plena y exclusiva presencia del Señor.

 

María no contó a nadie el secreto de la encarnación virginal, no le contó a José ni tampoco a Isabel, ni siquiera, parece, a su propia mamá. Si María es capaz de quedar en silencio, sin comunicar nada, a nadie, cargando por completo el peso de tan enorme secreto, significa que estamos ante una real señora de sí misma.

Ella era una joven inteligente y reflexiva.  Midió exactamente la importancia y trascendencia del doble prodigio:  Madre de Dios y maternidad virginal.

 

El sentido de la vida.  6 de Marzo.  Padre Ignacio Larrañaga:

El adorador es una conciencia dominada por el asombro;  y asombro es un desprendimiento, un salirse del centro de sí mismo, de aquellas ataduras, apropiaciones y adherencias mediante las cuales se ata a sí mismo y las criaturas a su argolla central.  Sólo el asombro puede sacar al hombre de su aislamiento egocéntrico y liberado de las autocomplacencias y autosuficiencias.  Se necesita estar libre de sí mismo para poder admirar y adorar.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: