PapáDios

En tus manos

 

Mateo 18, 1-5  1  Quién es el más grande en el reino de los cielos?

                        4  El que se haga pequeño como este niño, ése será el más grande

                              en el reino de los cielos.

 

Pastoral Biblia Latinoamericana de formadores:  Los "pequeños" designan a los niños, y otras veces a la gente muy sencilla que seguía a Jesús, los pequeños olvidades de la sociedad.  En cualquier institución se encontrarán pequeños y olvidados.

 

Meditación personal:  El niño representa la inocencia, la alegría, la ternura, la bondad, la dulzura, ser indefenso, sin pecado, no miente, la libertad, el amor, la esperanza...  Qué concepto tan claro, simple y maravilloso:  Hacerse pequeño para ser grande ante Dios y poder disfrutar de su reino.

 

Vivencia personal:  Estuve dedicado a escuchar como esponja, al padre Willie Peña en el retiro de cuaresma en la Parroquia Nuestra Señora de Belén, Guaynabo, Puerto Rico.  En tres escasas horas, llegó la Luz y la Paz a los 300 hermanos en Jesucristo que estuvimos allí.  Estamos llamados todos, en la actual crisis moral a nivel mundial, a vivir como vivió nuestro Señor, a poner nuestra buena voluntad para tocar, buscar y llamar al Señor y así sentir la única paz que nos hace felices.  Si estamos con Dios, quién contra nosotros?

 

Oración:  Acto de abandono.

En tus manos, oh Dios, me abandono.

Elogiado y humillado, perseguido,

incomprendido y calumniado,

consolado, dolorido, inútil para todo,

solo me queda decir a ejemplo de tu Madre:

"Hágase en mí según tu palabra".

 

Del sufrimiento a la paz.  Del cap 4.  En tus manos.  Padre Larrañaga:

Donde está el hombre, allí estará como sombra el sufrimiento, el que muchas veces no podemos extirpar, sino mitigar.  Existe un talismán prodigioso que se llama camino del abandono.  Charles Péguy se hizo famoso en todo el mundo con la afirmación: "Al llegar a los cuarenta años, el hombre llega a la conclusión de que ni él ni nadie ha sido, es, ni será feliz". Disentimos completamente de esta opinión pesimista.  Jesús, luego de fiera resistencia (Marcos 14, 36), se abandonó; y se salvó, primeramente a sí mismo, del tedio y de la angustia; y nos salvó a todos nosotros.  Y a partir de este momento contemplamos a Jesús avanzar en el itinerario de la Pasión, bañado de una luz inexplicable, de tal manera que será difícil encontrar en los anales de la historia del mundo un espectáculo humano de semejante belleza y serenidad.

 

La terapia del abandono es plenamente aplicable a lal universalidad de todas las fuentes y clases de sufrimiento, tanto físico como emocional y espiritual. Nuestra morada se llamará PAZ.

 

El sentido de la vida. 14 de Marzo.  Padre Larrañaga:

La conversión es, casi siempre, una carrera de persecución en la que el hombre va experimentando alternativamente la dulzura de Dios y el encanto de las criaturas hasta que, progresivamente, éstas se van decantando, y se afirma y confirma definitivamente la Presencia.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: