PapáDios

ENCUENTRO

 

Para los talleristas y lectores de este blog, a partir de esta sesión, el taller de oración y vida, se eleva a la cumbre de nuestro ser.  Iniciamos con un pequeño silenciamiento olvidándonos de todo.

 

De la oración Invocación al Espíritu Santo.  Libro encuentro.  Padre Larrañaga:

Ven, Espíritu divino,

manda tu luz desde el cielo.

Padre amoroso del pobre;

don, en tus dones espléndido;

luz que penetras las almas;

fuente del mayor consuelo...

 

Revisión de la práctica semanal:  En la palabra impactó a los talleristas el tema del amor Corintios 13,1-13 , también el tema de la humildad en Filipenses 2, 1-11.  En cuanto a las modalidades, a mi me siguen gustando todas, en particular la oración escrita, por cuanto cada que escribo este blog, lo considero una práctica de dicha modalidad.  Se recordaron las vivencias más transformadoras, dando así valor agregado al taller.

 

Objetivo:  Cara a cara, estamos decididos a lanzarnos al mar de Dios.  Ahora, es el momento de entender la relación Y0-TU  para llegar al encuentro de dos interioridades.

 

De la oración: Tu rostro busco, Señor.  Libro encuentro.  Padre Larrañaga:

Entra en lo más profundo de tu alma; aleja de ti todo, excepto a Dios y lo que pueda ayudar a encontrarlo.  Cierra la puerta de tu habitación, y búscalo en el silencio.  Di a Dios con todas tus fuerzas, díselo al Señor: "Busco tu rostro.  Tu rostro busco, Señor".

 

Canto:  Oh Dios, Tú mereces un himno en Sión.  Cantoral TOV.

(Salmo 65)

Oh Dios, Tú mereces un himno en Sión,

Oh Dios, Tú mereces un himno en Sión.

 

Tú cuidas de la tierra, la riegas

y la enriqueces sin medida;

la acequia de Dios va llena de agua,

preparas los trigales...

 

Proclamación de la palabra:  Juan 15, 1-17  Discurso lleno de intimidad.  Sin mí no podeís hacer nada.  La maravillosa relación de Jesús con El Padre.  La alegría.  El amor.  Meditación comunitaria:  La oración tiene sentido como manera de permanecer en Cristo.

 

Mensaje del Padre Larrañaga:  Encuentro

La primera parte enfatiza en los siguientes temas:

A.  A solas contigo.

B.  Un pueblo de adoradores.

C.  La noche sosegada.

D. Cierra los ojos y verás.

E.  Haz silencio y escucharás.

F.  Estás conmigo.

 

Estamos aquí, porque no podemos vivir sin Dios.  El Rostro de Dios es la presencia misma del Señor.  El alma ansía el manantial de las aguas y no sólo las aguas.  En la oración de alabanza y de interseción, entra todo el mundo; en cambio en la de oración, sólo tú y yo, es decir a solas contigo.  Habrá encuentro.

La experiencia de "estás conmigo" a solas, significa que: Abro la puerta, entraré y cenaré con Él, a solas.  Entra en tu cuarto y cierra la Puerta; que nada ni nadie pueda interrumpirnos, sólos Tú y yo.  Cuando me ocupo de Mi y de mis problemas, estoy conmigo mismo y no estoy con Dios.  Estar con Dios, implica pertenecer a un pueblo de adoradores.  La gratuidad de Dios es absoluta y por ello podemos decir que hay gratuidad de adoración.  En un verdadero encuentro, nos encontramos como en una noche sosegada, la música silenciada. La música me puede evocar a Dios, pero puede que no esté con Él.

 

Cuando se dice: <Entra en tu cuarto> el sentido es figurado, es la última soledad del Ser.  Cerrar las puertas y ventanas significa "silenciamiento", debido a esto, el taller en todas la sesiones tiene pequeños silenciamientos, los cuales no son oración, constituyen más bien, una ayuda.  Cierra los ojos y verás, haz silencio y escucharás.  Usamos el verbo "soltar" que es borrar todo, hacer un vacío total, parar el motor de la mente.  Que no quede nada, sólo la presencia de mi mismo en silencio y paz.  Soledad, silencio, nismidad.  Tú eres mi Dios, estás conmigo.

 

Dios está dentro de mí y fuera de mí, lo más correcto es decir: Dios está conmigo.

Dondequiera que vaya, Dios va conmigo.  Quedarse con El Padre es centrarse en

<un Tú> cuando se logra, el encuentro será consumado, adherido, paralizado en un Tú, habrá una corriente vital de amar y sentirse amado.  Es un diálogo sin palabras.  Es un estar con.  Algo como un intercambio de miradas.  Me sondeas, me conoces, me amas, estás conmigo.  En Ti soy, Tú eres conmigo.  Estás conmigo.  Estoy dentro de ti, estás dentro de mi.  Soy hijo de la inmensidad.  Allí te encontraré.  Soy sombra de tu sustancia eterna.  Aquí estoy, contigo voy, contigo soy.

 

OCTAVA MODALIDAD:  ORACION DE ELEVACION.

 

En esta oración se pronuncia mentalmente o en voz suave alguna expresión como:  Tú eres mi Dios... Tú eres mi descanso total...Tú eres mi fortaleza... Apoyado en una de estas frases, el yo sale hacia el TU. No debe haber movimiento mental, es decir no preocuparse de entender lo que la frase dice.  En franca actitud contemplativa, de adoración; silenciando todo el ser, tratar de vivir lo que cada frase dice hasta que tu alma quede impregnada de la sustancia de la frase.  Después de pronunciarla, quedarse en silencio unos treinta segundos o más, mudo, quieto, como quien escucha una resonancia, estando la atención inmóvil, compenetrada posesivamente, identificada adhesivamente con la sustancia de la frase, que es Dios mismo.  En esta modalidad de oración, tienes que dejarte arrebatar por TU.  El "yo" practicamente desaparece.  En las prácticas, usaremos diferentes expresiones que pueden servir para esta oración.

 

Canto:  Tú eres el Bien.  Libro cantoral TOV

Tú eres el Bien, todo Bien,

sumo Bien,

Señor Dios, vivo y verdadero.

 

Tú eres fuerte, Tú eres grande,

Tú eres humildad, Tú eres paciencia,

Tú eres seguridad, Tú eres caridad y amor,

Tú eres sabiduría...

grande y admirable Señor.

 

La vida sacramental es la realidad esencial y sustancial de la vida cristiana.

 

Comentarios

SI HAY REFLEXIONES EN EL LIBRO DE ENCUENTRO

Hola todo muy bonito, felicitaciones. Quisiera un favorcito, donde puedo conseguir la música del canto "Ofrenda" (Padre yo te adoro) de Tov. O también le llaman Trinidad Santa: Padre Yo te adoro...

Hola todo muy bonito, felicitaciones. Quisiera un favorcito, donde puedo conseguir la música del canto "Ofrenda" (Padre yo te adoro) de Tov. O también le llaman Trinidad Santa: Padre Yo te adoro...

Añadir un Comentario: