PapáDios

PRINCIPIO, CENTRO, META

 

Se inició la sesión con un pequeño silenciamiento.  Esta sesión divide las quince sesiones del taller de oración y vida en dos partes: las sesiones uno a nueve conforman una parte en donde se ha aprendido a meditar la palabra, se han practicado igual número de modalidades de oración, se han tenido experiencias espirituales con las vivencias.  Una segunda parte comienza a partir de la presente sesión, viviendo todos los acontecimientos de mi propia vida con la siguiente guía:

Qué haría Jesús en mi lugar , que abarcará toda mi existencia hasta mi viaje a la casa del Padre.  Cristo será Principio, Centro, Meta.  Mi vida es Cristocéntrica.

 

Canto:  Ven, Oh Santo Espíritu.  Cantoral de los TOV

Ven, oh Santo Espíritu,

a inundaronos con tu luz.

Ven, oh Padre de los huérfanos,

fuente de consolación.

 

Revisión de la práctica semanal:  En cuanto a la palabra, los talleristas resaltaron el salmo 139  Dios lo sabe todo y una sola cosa es necesaria, María ha elegido la mejor parte.  Respecto a la modalidad "sentirse en la Presencia de Dios" da paz y seguridad, felicidad.  En la vivencia se comentó que el tiempo de contemplación es diverso, puede durar desde segundos hasta minutos y horas.

 

Objetivo de esta sesión:  A partir de la pregunta Qué haría Jesús en mi lugar? copiar uno a uno sus rasgos, imitarlo como un ser paciente, humilde, amoroso y misericordioso.  Jesús es el hombre abierto al Padre; es verdad, camino y vida.

 

Palabra proclamada:  Colosenses 1, 15-20  Cristo es el principio de todo.

15  Él es la imagen del Dios invisible, y es el Primogénito de toda criatura.

18  Y Él es la cabeza del cuerpo, es decir de la Iglesia, él que es el principio, el primer nacido entre los muertos, para que estuviera en el primer lugar en todo.

 

Monición: Jesús vivió una sola existencia, cuando resucitó, se convirtió en principio, centro, meta de todos los que creemos en él. El existe, antes que nada existiera.  Jesús es el que trae el código de lo que hay que hacer.  Jesús nos trae paz con sangre derramada en la cruz.

 

De la oración:  Centro de gravedad. Libro encuentro.  Padre Larrañaga:

Todas nuestras voces se agolpan a tus puertas.

Todas nuestras olas mueren en tus playas.

Todos nuestros vientos duermen en tus horizontes.

Los deseos más recónditos, sin saberlo

te reclaman y te invocan.

Los anhelos más profundos te buscan impacientemente.

Eres noche estrellada,

música de diamantes,

vértice del universo,

fuego de pedernal.

 

Mensaje del Padre Ignacio Larrañaga:  Principio, Centro, Meta.

1.  Abierto enteramente al Padre.

2.  Abierto enteramente a los hombres.

3.  Al final se pasó en el amor.

4.  Jesús crece incensantemente.

5.  Oración de acogida.

6.  Qué haría Jesús en mi lugar.

 

Todos los que creemos por fe en Jesús, estamos llamados a hacernos amigos del Señor para caminar a la luz de su figura.  Quienes nos vean, lo vean a él.  Así nos programamos para ser santuarios vivientes, en forma acelerada hacia la santidad.

Tener a Jesús como modelo en el trato personal.  Jesús es el resplandor del Padre.

Quién es Jesús?  ante todo, un hombre para los demás.  Un hombre de oración, un solitario, un célibe.  Siempre oraba a solas para comunicarse con el Padre, muchos textos de los evangelios así lo confirman: se retiraba a la montaña, en Getsemaní oró solo... etc.  Su vida fué un combate, una agonía continua; para recuperar los nervios, se retiraba durante las noches y a veces en horas de la madrugada a orar.  Sigamos el ejemplo de Jesús caminando en la oración.

Amaba de mil formas y maneras, ejecutó mil cosas, es las mil y una caras del amor: sanando, consolando, dejando en cada puerta un vaso de alegría.  A Jesús no le quedaba tiempo ni para comer.  olvidado de sí mismo y salido a los demás.

Incapaz de autocompasión.  Siempre vuelto a las necesidades de los demás.  Al final se pasó en el amor.  Se entregó al Padre como expresión de amor.  Hecho pobre en el amor absoluto.  Con su muerte, el silencio y la soledad asumieron el dolor de la humanidad, liberándonos a todos para siempre.  En la cruz, se abrazaron el dolor y el amor como hermanos, fué allí donde el amor tocó el vértice más alto del mundo.

 

Resucitado, inicia su carrera como el Cristo Total, Él crece en nosotros.  Todo fué hecho en él, por él y para él.  Jesús irá naciendo y creciendo en cada uno de nosotros en la medida que imitemos su ser.  Prefiriendo a los pobres, cuidando a los marginados; preferentemente más no exclusivamente.  Despreocupados de nosotros y preocupados por los demás; sepamos perdonar, callar, arriesgar, defender a los olvidados.  Jesús nunca se quejó de su cansancio, si pasamos nuestra vida haciendo el bien, haremos que Jesús sea el Cristo Total.

 

DECIMA MODALIDAD DE ORACION:  ORACION DE ACOGIDA.

Se hace con Jesús vivo, resucitado y presente.  Utilizar el verbo sentir. Sentir no en el sentido de emocionarse, sino de percibir.  Se puede sentir muchas cosas sin emocionarse: siento frío, siento que hace calor, siento tristeza.  Ayudado de expresiones como:  sentir que Jesús me apaga las llamas de la desilución,  sentir que Jesús me orienta en momentos de oscuridad, sentir que Jesús me barre tendencias de orgullo, ira, egoísmo, me deja un corazón humilde.  Dejar pues, que el espíritu de Jesús entre e inunde todo tu ser.  Siente que la presencia resucitada de Jesús llega hasta los últimos rincones de tu alma mientras vas pronunciando las expresiones.  Siente cómo esa Presencia toma plena posesión de lo que eres, de lo que piensas, de lo que haces; cómo Jesús asume lo más íntimo de tu corazón.  En la fe, acógelo sin reservas, gozosamente.

Luego salta a la vida, acompañado de Jesús y revestido de su figura, preséntate ante aquella persona con quien tienes conflictos.  Imagínate como la miraría Jesús. Mírala con los ojos de Jesús.  Cómo sería la serenidad de Jesús si tuviera que enfrentarse con aquel conflicto.  No seas tú quien viva en ti sino Jesús.

 

Es una oración transformante o cristificante.  Tomando una posición orante, pronuncia y vive la frase quedándote quieto y en silencio, permitiendo que la vida de la frase resuene y llene el ámbito de tu alma.

 

Jesús, entra dentro de mí.

Toma posesión de todo mi ser.

Tómame con todo lo que soy.

Lo que pienso, lo que hago.

 

La oración deberá durar de unos 45 a 50 minutos.  Hay tres pasos:

Jesús me asume, se apodera de mí.

Jesús me sana, me purifica.

Jesús me cristifica, toma mi lugar.

 

De la oración:  Estás con nosotros. Libro encuentro.  Padre Larrañaga:

Estás con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

Estás con nosotros, Omnipotencia divina, con nuestra fragilidad.

Estás con nosotros, amor infinito, que nos acompañas en todos nuestro pasos.

 

La vida sacramental es misterio de relación, de reciprocidad de una alianza, de intercambio de dos libertades: la del don de Dios y la del hombre que acoge ese don en la fe.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

hola padre Ignacio larrañaga que Dios le vida y salud DIOS TEV BENDIGA desde que comence hacer los talleres de oracion y vida mi vida ha cambiado. DIOS lo BENDIGA por enseñarnos a conocer a nuestro señor .

hola padre Ignacio larrañaga que Dios le vida y salud DIOS TEV BENDIGA desde que comence hacer los talleres de oracion y vida mi vida ha cambiado. DIOS lo BENDIGA por enseñarnos a conocer a nuestro señor .

grasias por ensenarme a conoser dios, que lo bendiga mi padre aun mas por sus enseñansas.

Muy estimado Padre Ignacio Larrañaga, Con todo mi corazón le agradezco infinitamente su GRAN LABOR con este BELLISIMO Y PROFUNDO TALLER DE ORACION Y VIDA. Que el Señor lo siga bendiciendo grandemente para que siga enseñándonos el camino hacia el PADRE. Muy sinceramente, Angelica

DIOS ES AMOR...DIOS BENDIGA LAS MANOS QUE ESCRIVEN ESTE TEMA GRACIAS POR UE ME PERMITEN APRENDER UN POCO MAS ASERCA DE LO QUE MI SEÑOR QUIERE DE MI BENDISIONES

Añadir un Comentario: