PapáDios

SESION

POBRES Y HUMILDES

Escrito por papadios 08-05-2009 en General. Comentarios (2)

 

Se inicia con un pequeño silenciamiento, se canta Oh Señor envia tu Espíritu.

AMAR COMO JESÚS AMÓ

Escrito por papadios 01-05-2009 en General. Comentarios (1)

 

Iniciación de la sesión con un pequeño silenciamiento, luego se revisó la práctica semanal: las lecturas, la modalidad "En el espíritu de Jesús" y las vivencias.  A continuación cantamos "Ven espíritu Santo" para luego definir el Objetivo: Amarnos unos a otros.  Es imposible la fraternidad sin la oración y ésta es imposible sin la primera.  Qué hacer para que el hermano, no sea un lobo para el otro hermano.

LIBRES PARA AMAR

Escrito por papadios 28-04-2009 en General. Comentarios (2)

 

Iniciada la sesión con el acostumbrado "pequeño silenciamiento", se hizo la revisión de la práctica semanal en cuanto a qué me dijo la palabra, el progreso y dificultades con la modalidad "oración de acogida" y la trasnformación ó cambio con las vivencias.

PRINCIPIO, CENTRO, META

Escrito por papadios 15-04-2009 en General. Comentarios (5)

 

Se inició la sesión con un pequeño silenciamiento.  Esta sesión divide las quince sesiones del taller de oración y vida en dos partes: las sesiones uno a nueve conforman una parte en donde se ha aprendido a meditar la palabra, se han practicado igual número de modalidades de oración, se han tenido experiencias espirituales con las vivencias.  Una segunda parte comienza a partir de la presente sesión, viviendo todos los acontecimientos de mi propia vida con la siguiente guía:

Qué haría Jesús en mi lugar , que abarcará toda mi existencia hasta mi viaje a la casa del Padre.  Cristo será Principio, Centro, Meta.  Mi vida es Cristocéntrica.

 

Canto:  Ven, Oh Santo Espíritu.  Cantoral de los TOV

Ven, oh Santo Espíritu,

a inundaronos con tu luz.

Ven, oh Padre de los huérfanos,

fuente de consolación.

 

Revisión de la práctica semanal:  En cuanto a la palabra, los talleristas resaltaron el salmo 139  Dios lo sabe todo y una sola cosa es necesaria, María ha elegido la mejor parte.  Respecto a la modalidad "sentirse en la Presencia de Dios" da paz y seguridad, felicidad.  En la vivencia se comentó que el tiempo de contemplación es diverso, puede durar desde segundos hasta minutos y horas.

 

Objetivo de esta sesión:  A partir de la pregunta Qué haría Jesús en mi lugar? copiar uno a uno sus rasgos, imitarlo como un ser paciente, humilde, amoroso y misericordioso.  Jesús es el hombre abierto al Padre; es verdad, camino y vida.

 

Palabra proclamada:  Colosenses 1, 15-20  Cristo es el principio de todo.

15  Él es la imagen del Dios invisible, y es el Primogénito de toda criatura.

18  Y Él es la cabeza del cuerpo, es decir de la Iglesia, él que es el principio, el primer nacido entre los muertos, para que estuviera en el primer lugar en todo.

 

Monición: Jesús vivió una sola existencia, cuando resucitó, se convirtió en principio, centro, meta de todos los que creemos en él. El existe, antes que nada existiera.  Jesús es el que trae el código de lo que hay que hacer.  Jesús nos trae paz con sangre derramada en la cruz.

 

De la oración:  Centro de gravedad. Libro encuentro.  Padre Larrañaga:

Todas nuestras voces se agolpan a tus puertas.

Todas nuestras olas mueren en tus playas.

Todos nuestros vientos duermen en tus horizontes.

Los deseos más recónditos, sin saberlo

te reclaman y te invocan.

Los anhelos más profundos te buscan impacientemente.

Eres noche estrellada,

música de diamantes,

vértice del universo,

fuego de pedernal.

 

Mensaje del Padre Ignacio Larrañaga:  Principio, Centro, Meta.

1.  Abierto enteramente al Padre.

2.  Abierto enteramente a los hombres.

3.  Al final se pasó en el amor.

4.  Jesús crece incensantemente.

5.  Oración de acogida.

6.  Qué haría Jesús en mi lugar.

 

Todos los que creemos por fe en Jesús, estamos llamados a hacernos amigos del Señor para caminar a la luz de su figura.  Quienes nos vean, lo vean a él.  Así nos programamos para ser santuarios vivientes, en forma acelerada hacia la santidad.

Tener a Jesús como modelo en el trato personal.  Jesús es el resplandor del Padre.

Quién es Jesús?  ante todo, un hombre para los demás.  Un hombre de oración, un solitario, un célibe.  Siempre oraba a solas para comunicarse con el Padre, muchos textos de los evangelios así lo confirman: se retiraba a la montaña, en Getsemaní oró solo... etc.  Su vida fué un combate, una agonía continua; para recuperar los nervios, se retiraba durante las noches y a veces en horas de la madrugada a orar.  Sigamos el ejemplo de Jesús caminando en la oración.

Amaba de mil formas y maneras, ejecutó mil cosas, es las mil y una caras del amor: sanando, consolando, dejando en cada puerta un vaso de alegría.  A Jesús no le quedaba tiempo ni para comer.  olvidado de sí mismo y salido a los demás.

Incapaz de autocompasión.  Siempre vuelto a las necesidades de los demás.  Al final se pasó en el amor.  Se entregó al Padre como expresión de amor.  Hecho pobre en el amor absoluto.  Con su muerte, el silencio y la soledad asumieron el dolor de la humanidad, liberándonos a todos para siempre.  En la cruz, se abrazaron el dolor y el amor como hermanos, fué allí donde el amor tocó el vértice más alto del mundo.

 

Resucitado, inicia su carrera como el Cristo Total, Él crece en nosotros.  Todo fué hecho en él, por él y para él.  Jesús irá naciendo y creciendo en cada uno de nosotros en la medida que imitemos su ser.  Prefiriendo a los pobres, cuidando a los marginados; preferentemente más no exclusivamente.  Despreocupados de nosotros y preocupados por los demás; sepamos perdonar, callar, arriesgar, defender a los olvidados.  Jesús nunca se quejó de su cansancio, si pasamos nuestra vida haciendo el bien, haremos que Jesús sea el Cristo Total.

 

DECIMA MODALIDAD DE ORACION:  ORACION DE ACOGIDA.

Se hace con Jesús vivo, resucitado y presente.  Utilizar el verbo sentir. Sentir no en el sentido de emocionarse, sino de percibir.  Se puede sentir muchas cosas sin emocionarse: siento frío, siento que hace calor, siento tristeza.  Ayudado de expresiones como:  sentir que Jesús me apaga las llamas de la desilución,  sentir que Jesús me orienta en momentos de oscuridad, sentir que Jesús me barre tendencias de orgullo, ira, egoísmo, me deja un corazón humilde.  Dejar pues, que el espíritu de Jesús entre e inunde todo tu ser.  Siente que la presencia resucitada de Jesús llega hasta los últimos rincones de tu alma mientras vas pronunciando las expresiones.  Siente cómo esa Presencia toma plena posesión de lo que eres, de lo que piensas, de lo que haces; cómo Jesús asume lo más íntimo de tu corazón.  En la fe, acógelo sin reservas, gozosamente.

Luego salta a la vida, acompañado de Jesús y revestido de su figura, preséntate ante aquella persona con quien tienes conflictos.  Imagínate como la miraría Jesús. Mírala con los ojos de Jesús.  Cómo sería la serenidad de Jesús si tuviera que enfrentarse con aquel conflicto.  No seas tú quien viva en ti sino Jesús.

 

Es una oración transformante o cristificante.  Tomando una posición orante, pronuncia y vive la frase quedándote quieto y en silencio, permitiendo que la vida de la frase resuene y llene el ámbito de tu alma.

 

Jesús, entra dentro de mí.

Toma posesión de todo mi ser.

Tómame con todo lo que soy.

Lo que pienso, lo que hago.

 

La oración deberá durar de unos 45 a 50 minutos.  Hay tres pasos:

Jesús me asume, se apodera de mí.

Jesús me sana, me purifica.

Jesús me cristifica, toma mi lugar.

 

De la oración:  Estás con nosotros. Libro encuentro.  Padre Larrañaga:

Estás con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

Estás con nosotros, Omnipotencia divina, con nuestra fragilidad.

Estás con nosotros, amor infinito, que nos acompañas en todos nuestro pasos.

 

La vida sacramental es misterio de relación, de reciprocidad de una alianza, de intercambio de dos libertades: la del don de Dios y la del hombre que acoge ese don en la fe.

 

 

 

 

 

 

 

EN SILENCIO EN LA PRESENCIA

Escrito por papadios 10-04-2009 en General. Comentarios (9)

 

En este Martes Santo, iniciamos esta sesión del Taller de Oración y Vida con un pequeño silenciamiento, aunque el contenido nos invita a un silenciamiento grande que nos llevará a la oración de contemplación.

 

Del canto: Oh Señor, envía tu Espíritu:

Oh Señor, envía tu Espíritu

que renueve la faz de la tierra.

 

Oh Señor, que mi alma te bendiga;

oh Dios, tú eres grande,

vestido de esplendor y belleza...

 

Revisión de práctica semanal:  En la palabra resaltaron los temas de Lucas, es Cristo quien vive en mí  y el de la compasión de Jesús por la viuda, al resucitar al hijo de ésta.  En la modalidad de la oración de elevación, alguno insistieron en necesitar más práctica para obtener sus frutos.  En cuanto a la vivencia queda claro que Jesús es nuestro socio, nuestro amigo, nuestro compañero, nuestro salvador, nuestro consejero, nuestro médico, nuestro defensor, nuestro hermano.

 

Objetivo de la sesión:  Adorar en Espíritu y en Verdad a Dios.  En todas las modalidades anteriores vistas en el taller, nos hemos apoyado en las palabras dichas, escritas y meditadas para adorar a Dios.  Ahora sólo en el silencio hay la más excelsa comunicación con el Padre.  El silencio es la única fuente que puede contener el infinito.  La oración de contemplación es la vía para llegar a Dios en paz, quietud, silencio y descanso.

 

NOVENA MODALIDAD:  ORACION DE CONTEMPLACION.

Libro Encuentro.  Padre Larrañaga:

 

Las señales de que el alma entró en la contemplación, según san Juan de la Cruz:

-  Cuando el alma gusta de estarse a solas con atención amorosa y sosegada en   

    Dios.

-  Dejar estar el alma en sosiego y quietud, atenta a Dios, aún pareciéndole estar

   perdiendo el tiempo, en paz interior, quietud y descanso.

-  Dejar libre el alma sin preocuparse de pensar o meditar.  Sólo una advertencia

   sosegada y amorosa de Dios.

 

Silencio:  Hacer vacío interior.  Suspender la actividad de los sentidos.  Apagar

recuerdos.  Desligar preocupaciones.  Aislarse del mundo exterior e interior. No

pensar nada ni en nadie.  Fuera de mí, nada.  Dentro de mí, nada.  Qué queda?

una atención de mí mismo a mí mismo, en silencio y paz.

 

Presencia: Abrir la atención al Otro, en fe, como quien mira sin pensar, como quien ama y se siente amado.  Evitar definir a Dios como una figura.  Toda imagen o forma de Dios debe desaparecer.  Es preciso "silenciar" a Dios de cuanto signifique localidad.  A Dios no corresponde el verbo estar, sino el verbo ser. El es la presencia Pura y Amante y Envolvente y Compenetrante y Omnipresente.

Sólo queda un Tú para el cual yo soy una atención abierta, amorosa y sosegada.

Mirar y sentirse mirado.

Amar y sentirse amado.

Yo soy como una playa.  El es como el mar.

Yo soy como el campo.  Es es como el sol.

Dejarse iluminar, inundar, Amar.

Dejarse Amar.

 

Fórmula de la oración:

Tú me sondeas.

Tú me conoces.

Tú me amas.

 

De la oración:  Oración de elevación.

Oh mi Dios, Trinidad que adoro, ayúdame a desentenderme por entero de mí mismo, para instalarme en Ti, inmóvil y pacífico, como si mi alma residiera ya en la eternidad.  Que nada pueda perturbar mi paz ni desligarme de Ti, oh mi inmutable, y que, a cada minuto, me abisme más profundamen

te en tu Misterio...

 

Proclamación de la palabra:

 

Juan 4, 5-24   Jesús está cansado y sediento, llega una samaritana y le dice: "dame de beber" , Jesús va elevando a esta mujer desde los terrenos de su vida hasta los terrenos espirituales, cuando le dice: "Quien beba de esta agua, tendrá vida eterna y ya no sentirá más sed".

 

Nota:  en la oración de contemplación, el lugar de adoración no es ni aquí, ni en aquel tiempo, es en Espíritu y en Verdad.

 

 Canto:  Padre yo te adoro. Cantoral de los TOV.  Padre Larrañaga:

 Padre, yo te adoro,

yo te ofrezco mi alma y mi vida,

!Cómo te amo!

 

Jesucristo...

Espíritu Santo...

Trinidad Santa...

 

De la oración Elevación.  Libro encuentro. Padre Larrañaga:

Oh mi Dios, Trinidad que adoro, ayúdame a desentenderme por entero de mí mismo, para instalarme en Ti, inmóvil y pacífico, como si mi alma residiera ya en la eternidad.  Que nada pueda perturbar mi paz ni desligarme de Ti, oh mi inmutable, y que, a cada minuto, me abisme más profundamente en tu Misterio...

 

Proclamación de la palabra:  Juan 4, 5-24  Jesús está cansado y sediento, llega al pozo de Jacob y le dice a una samaritana que estaba allí: "Dame de beber" . Jesús va elevando a esta mujer desde los terrenos de su vida hasta los terrenos espirituales cuando le dice " El que beba de esta agua, tendrá vida eterna y ya no volverá a tener sed". 

 

Nota:  En la oración de contemplación, el lugar para la adoración es ni aquí ni en aquel tiempo, es en Espíritu y en verdad.

 

Canto: Ofrenda( Padre yo te adoro).  Cantoral de TOV.  Padre Larrañaga:

Padre, yo te adoro,

yo te ofrezco mi alma y mi vida,

!cómo te amo!

 

Jesucristo...

Espíritu Santo...

Trinidad Santa...

 

Mensaje del Padre Larrañaga:  En silencio en la Presencia.

 

1. Orar no es fácil.

2. Paciencia con Dios.

3. Obstinada perseverancia.

4. Ilusión no, esperanza si.

 

Orar no es fácil, asumir el Misterio del Señor no es fácil.  La oración es un don y también es un arte.  Es gracia.  Es necesario un orden, una estructura, un método... el proceso es lento, muy lento;  no hay saltos, hay pasos. Muchos no ven los resultados, se desmotivan y lo dejan.

 

Los enemigos de la oración son: falta de paciencia, falta de  perserverancia y falta de esperanza.  El regalo se recibe, hay gratuidad en extremo.

 

Paciencia:  Es el arte de saber, no de esperar.  Saber que Dios es así. Con los asuntos de Dios, no se cumplen las leyes de la proporcionalidad. Son importantes los verbos "dar" y "recibir ; todo se nos da, todo se recibe, nada se paga de ninguna forma, todo parece ilógico, no hay lógica <pagar a los últimos aunque hayan trabajado poco o no hayan trabajado nada, igual que a los primeros que trabajaron todo el dia> la gracia es imprevisible, desconcertante.

En la actividad humana hay dos leyes que rigen los movimientos: la rapidez y la eficacia.  En la vida con Dios, hay desproporción entre los esfuerzos y los resultados < toda la noche estuvieron tirando las redes y nada pescaron, en el momento que Jesús lo indica, vuelven a tirar las redes y se consigue la pesca más grande jamás imaginada> Hay que prepararse para los silencios, ausencias y tardanzas de Dios.

 

Perseverancia:  La paciencia nos lleva a la perseverancia. Un niño cuando aprende a caminar es el ejemplo más claro de ser perseverante.  Un trigal, luego de haber perseverado en las noches oscuras y heladas del invierno, cuando llega el verano se transforma en el espectáculo más maravilloso que los ojos puedan deleitar.

En la aridez y sequedad del Espíritu, sólo perseverar nos conducirá a la gloria.

 

Esperanza:  Con la perseverancia logramos la esperanza.  Es diferente de la ilusión porque ésta puede terminar en desilución.  La esperanza siempre vivirá, es aquí donde comienza todo.  No es el fin, es el principio.  No es derrota, no es fracaso, es triunfo.

 

Oración de contemplación:  Es un don especial de lo Alto.  Es la modalidad más simple y la más profunda y transformante.  No hay palabras... No hay reflexión, ni conocimiento.  Hay silencio.  No hay movimiento.  La comunicación es de Ser a Ser.  Yo dentro de El y El dentro de mí.  No hay pensamientos, estos representan algo, existe sólo la Presencia.  El contemplador vive, está asombrado por la Presencia, está envuelto y compenetrado.  Como en el Salmo 8,2 " Oh Señor, nuestro Dios, qué grande es tu nombre en toda la tierra" también en el Salmo 104,1

" Bendice al Señor, alma mía! "

 

San Juan de la Cruz nos dice que la contemplación no es privilegio de los místicos como San Francisco y Santa teresa.  Todos podemos llegar a la contemplación.  Silencio en la Presencia significa:

Silencio:  cavar un vacío infinito, vaciarse completamente, queda una atención a mi mismo.  Presencia:  Al absoluto de los absolutos.  Dios pierde toda figura, ya no es Trinidad, no hay nombres, hay un pronombre: El.  Trasciende toda realidad

las palabras son unívocas: El es y me ama. No es eterno, sino Eternidad; no es amoroso, sino Amor...se deberá empezar con una sola expresión como la de los salmos 139 y 63.  Las palabras son el puente para llegar al ausente, pero luego no hay palabras.  Dejarse inundar, impregnar, amar...

 

Celebrar los sacramentos significa acoger en el seno del pueblo de Dios, en las distintas

etapas de nuestra existencia, la Vida de Jesús Vivo, que nos habla, nos cura, nos perdona, nos reúne, nos alimenta, nos envía y nos salva amándonos...hoy.